agent007
¡Ha entrado! Vea su reciente actividad o visite su perfil y tablero
Información de la cuenta
Tablero
March for Babies Dashboard

  • agent007
  • Preferencias
  • Mensajes
  • Favoritos

Cambios emocionales

Cómo mantenerse sana en el trabajo

La mayoría de las mujeres pueden seguir trabajando durante el embarazo. Algunas lo hacen hasta el día en que llega el bebé. Trabajar durante el embarazo puede presentar algunos desafíos. Aprender a no correr riesgos y a mantenerse cómoda puede ayudarle a tener un embarazo sano en el lugar de trabajo.

Malestares comunes del embarazo

Náuseas

Aunque se las suele llamar náuseas matutinas, las náuseas durante el embarazo pueden ocurrir en cualquier momento del día. Siga estos consejos para ayudar a aliviar las náuseas:

  • Evite olores o comidas que le molestan.
  • Coma galletas saladas u otros alimentos sin mucho sabor y con bajo contenido de grasa (por ejemplo: arroz, tostadas y compota de manzanas).
  • Pruebe a comer de 5 a 6 comidas pequeñas durante el día en lugar de tres comidas grandes.
  • Beba muchos líquidos durante el día.
  • Descanse lo más posible y tómese las cosas con calma a la mañana.

Fatiga

Es posible que se sienta más cansada de lo normal, en particular a principios y a fines del embarazo. Para combatir la fatiga y tener energía el día entero:

  • Tome descansos con frecuencia; levántese y camine unos minutos o pruebe a dormir una siesta corta y energizante en su automóvil durante la hora del almuerzo.
  • Acuéstese temprano a la noche para descansar lo más posible.
  • Haga ejercicios cuando pueda; le ayudará a tener más energía durante el día.
  • Beba abundantes líquidos durante el día, pero beba menos antes de ir a dormir para no tener que levantarse a la noche para ir al baño.
  • Coma una dieta sana, especialmente alimentos ricos en hierro y proteínas.
  • Relájese y evite situaciones estresantes en lo posible.

Entorno de trabajo seguro

Sustancias peligrosas

Es importante que el ambiente a su alrededor sea seguro para usted y su bebé. Hable con su profesional de la salud si trabaja con:

  • Metales (como mercurio o plomo)
  • Productos que contengan muchas sustancias químicas (como ciertas soluciones de limpieza, pesticidas o gases)
  • Residuos radioactivos, radiación u otras sustancias peligrosas (como drogas para el tratamiento del cáncer o rayos X)

El contacto con ese tipo de materiales sin equipos adecuados de protección (guantes, batas y máscaras) puede causar defectos de nacimiento, aborto espontáneo u otros problemas graves de salud. Describa al profesional de la salud que la atiende su ambiente de trabajo y los equipos de seguridad que usted o su compañía usa. El profesional podrá decirle si es seguro que continúe trabajando durante el embarazo.

Calor

Hable también con su profesional de la salud si trabaja en un lugar de calor extremo. Trabajar en lugares muy calientes puede elevar la temperatura del cuerpo. Si la temperatura de su cuerpo es demasiado alta, puede ser peligroso para el bebé.

Infecciones

Es más probable que se exponga a personas enfermas si trabaja con niños o en establecimientos de atención médica. Algunas de esas enfermedades (como la varicela, rubeola y gripe) pueden ser muy perjudiciales durante el embarazo. Tome precauciones extra para protegerse. Asegúrese de lavarse las manos frecuentemente. Si cree que su salud y la de su bebé corren riesgo, hable de inmediato con su profesional de la salud.

Trabajos pesados

Algunos trabajos pueden requerir más esfuerzos físicos que otros. Por ejemplo, si su trabajo incluye levantar objetos pesados o trepar, es posible que sea peligroso para usted durante el embarazo. Puede ser más difícil hacer esos trabajos sin correr riesgos si tiene náuseas, fatiga y mareos a comienzos del embarazo. Más adelante en el embarazo, el peso extra que lleva puede alterar su sentido del equilibrio y hacerla más propensa a caerse y lastimarse. Hable con su empleador sobre la posibilidad de hacer otros trabajos mientras esté embarazada. Si necesita levantar algo, siga estos consejos:

  • Párese con los pies separados a la misma distancia de los hombros.
  • Doble las rodillas, pero mantenga la espalda derecha y las nalgas metidas hacia adentro.
  • Use sus brazos y piernas. Levante con los brazos (no con la espalda) y haga fuerza hacia arriba con las piernas.
  • De ser posible, disminuya el peso del objeto (por ejemplo, divida el contenido de una caja en dos o tres cajas pequeñas).

Estar de pie durante períodos prolongados también puede ser causa de preocupación. Eso es porque la sangre puede acumularse en las piernas, lo cual puede dar lugar a mareos, fatiga y dolor de cintura. Cuando esté de pie:

  • Coloque un pie sobre un apoyapiés pequeño o una caja.
  • Durante el día, cambie con frecuencia el pie que está en el apoyapiés.
  • Use zapatos cómodos.

Computadoras y escritorios

Muchos de los trabajos de hoy en día implican el uso de computadoras y sentarse en un escritorio durante gran parte del día. Algunas mujeres que hacen esos trabajos pueden sentir malestar en las muñecas y las manos, dolor de cuello y hombros, dolor de espalda y tensión en los ojos. Para ayudar a evitar esos dolores, siga estos consejos:

  • Tome descansos cortos con frecuencia y camine por la oficina o edificio.
  • Regule la silla, teclado y otros equipos de la oficina para que sean más cómodos de usar.
  • Use un almohadón o almohada pequeña para tener apoyo en la cintura.
  • Mantenga los pies elevados usando un apoyapiés.
  • Cerciórese de que la posición de las manos y brazos sea la correcta para escribir en la computadora.
  • Use una cubierta de vidrio no reflejante sobre el monitor de la computadora.
  • Regule el brillo y contraste del monitor de la computadora que le resulte cómodo para los ojos.

Viajes de negocios

Si bien no hay riesgo en que la mayoría de las mujeres viajen durante el embarazo, hable con su profesional de la salud antes de tomar decisiones de viajes a lugares lejanos. Pregunte si los viajes durante el embarazo son riesgosos para usted por algún problema de salud que pueda tener. Considere también el lugar al que viajará.

  • No olvide llevar una copia de su historia médica en caso de emergencia.
  • Averigüe qué tipo de atención médica tendrá a su disposición y si su seguro de salud cubre los servicios médicos en el lugar de destino.
  • Averigüe si la comida y el agua son seguros en el lugar de destino.
  • Pregunte a su profesional de la salud si debe vacunarse antes de viajar.

Viajes en avión

La Asociación Americana de Obstetras y Ginecólogos (ACOG) declara para tranquilidad de las mujeres que los viajes en avión son seguros para casi todas las embarazadas. Siempre que el embarazo sea sano y libre de complicaciones, la mujer puede viajar en avión. La mayoría de las aerolíneas permiten a las mujeres viajar hasta las 36 semanas de embarazo, pero conviene confirmarlo con su aerolínea en particular. Si está embarazada y planea viajar en avión, siga estos consejos:

  • Use ropa suelta y cómoda. Quizás le convenga usar medias elásticas de refuerzo.
  • Cuando se permita caminar por la cabina del avión, levántese y camine por el pasillo cada vez que transcurran un par de horas. Eso puede ayudarle a mejorar la circulación y evitar el riesgo de coágulos de sangre.
  • Beba agua en abundancia, pero evite bebidas y alimentos que puedan producir gas. El gas en el abdomen se expande con la altitud, y se sentirá menos cómoda.
  • Use siempre el cinturón de seguridad cuando esté sentada para evitar lesiones en caso de turbulencia.
  • Al efectuar los preparativos de viaje, trate de pedir un asiento en el pasillo para no tener que pasar por encima de otros pasajeros para ir al baño. Trate también de pedir un asiento en la parte de adelante del avión porque se sienten menos los movimientos de la aeronave.
  • Si tiene náuseas, quizás le convenga tomar un medicamento anti-náuseas antes de abordar el avión. Pregunte al profesional de la salud qué medicamento puede tomar durante el embarazo.
  • Si tiene malestar grave, avise a la azafata y comuníquese de inmediato con su profesional de la salud.

Viaje en automóvil

Si está embarazada y planea viajar en automóvil, siga estos consejos:

  • Cerciórese de usar el cinturón de seguridad correctamente.
  • Conducir puede ser cansador para cualquiera. Trate de limitar el manejo a no más de 5 ó 6 horas por día.
  • Jamás desconecte las bolsas de aire si su vehículo las tiene. En cambio, incline la posición del asiento y muévalo lo más lejos posible del tablero o volante.
  • Si tiene un accidente, solicite atención médica de inmediato para protegerse a sí misma y a su bebé.
  • Llame a su profesional de la salud de inmediato si tiene contracciones, dolores en el abdomen o le sale sangre o líquido de la vagina.

Junio de 2010