agent007
¡Ha entrado! Vea su reciente actividad o visite su perfil y tablero
Información de la cuenta
Tablero
March for Babies Dashboard

  • agent007
  • Preferencias
  • Mensajes
  • Favoritos

El fumar, alcohol y las drogas

El fumar

Fumar no es bueno para usted. Puede causar graves problemas de salud, tal como cáncer, enfermedad cardíaca, accidente cerebrovascular, enfermedad de las encías y enfermedades de los ojos que pueden conducir a la ceguera. El fumar también puede causar que le resulte más difícil quedar embarazada.

Fumar es malo para su bebé también. Durante el embarazo, la placenta crece en su útero y suministra alimentos y oxígeno a su bebé. Cuando usted fuma durante el embarazo, le pasa las sustancias químicas perjudiciales a su bebé a través de la placenta y del cordón umbilical, que luego entran en la sangre del bebé. Eso puede causar problemas de salud para su bebé.

Si fuma y está embarazada, no es demasiado tarde para dejar de fumar. Dejar de fumar ahora puede hacer una diferencia en la vida de su bebé.

¿Cómo puede el fumar afectar su embarazo?

Las mujeres que fuman durante el embarazo corren más riesgo que las no fumadoras de tener estos problemas: 

  • Un embarazo ectópico. Sucede cuando el óvulo fertilizado se implanta fuera del útero (matriz) y comienza a crecer. El embarazo ectópico no puede dar como resultado el nacimiento del bebé. Puede causar problemas graves y peligrosos para la embarazada.
  • Sangrado vaginal 
  • Desprendimiento de la placenta. Es un problema grave en el que la placenta se separa de la pared del útero antes del parto.
  • Placenta previa. Sucede cuando la placenta está muy baja en el útero y cubre todo o parte del cuello uterino. El cuello uterino es la abertura hacia el útero que está en la parte superior de la vagina. 
  • Parto prematuro. Es el que comienza demasiado temprano, antes de las 37 semanas de embarazo. 
  • Nacimiento sin vida. Sucede cuando el bebé muere en el útero antes de nacer, pero después de las 20 semanas de embarazo.

¿Cómo puede el fumar afectar a su bebé?

Cuando fuma estando embarazada, expone a su bebé a sustancias químicas peligrosas como la nicotina, el monóxido de carbono y el alquitrán. Esas sustancias químicas pueden reducir la cantidad de oxígeno que recibe su bebé. El oxígeno es realmente importante para ayudar a su bebé a crecer sano. Fumar también puede dañar los pulmones de su bebé.

Los bebés de mujeres que fuman durante el embarazo corren más riesgo que los bebés de no fumadoras de:

  • Pesar menos de lo que deberían durante todo el embarazo
  • Tener defectos de nacimiento, como labio leporino o fisura palatina. Los defectos de nacimiento son problemas de salud que están presentes cuando el bebé nace. Esos defectos cambian la forma o la función de una o más partes del cuerpo. Pueden ocasionar problemas en la salud en general, en cómo se desarrolla el cuerpo o cómo funciona. El labio leporino y la fisura palatina son defectos de nacimiento de la boca del bebé.
  • Nacer prematuramente. Eso significa que su bebé nace demasiado pronto, antes de las 37 semanas de embarazo.
  • Tener bajo peso al nacer. Eso significa que su bebé nace pesando menos de 5 libras, 8 onzas.

Los bebés que nacen prematuramente y con bajo peso corren riesgo de sufrir graves problemas de salud, incluyendo discapacidades de por vida, como discapacidades intelectuales y problemas de aprendizaje, y en algunos casos la muerte.

¿Qué es el humo de segunda mano?

El humo de segunda mano es el humo que usted inhala del cigarrillo, cigarro o pipa de otra persona. Estar expuesta al humo de segunda mano durante el embarazo puede causar que el bebé nazca con bajo peso.

El humo de segunda mano también es peligroso para su bebé después de nacer. En comparación con los bebés que no tienen humo a su alrededor, los bebés expuestos al humo de segunda mano:

  • Corren más riesgo de morir del síndrome de muerte súbita infantil (SIDS, por sus siglas en inglés). Es la muerte inexplicada del bebé cuando duerme.
  • Corren más riesgo de tener asma, bronquitis, neumonía, infecciones de oído y síntomas respiratorios
  • Es posible que sus pulmones crezcan lentamente

¿Qué es el humo de tercera mano?

El humo de tercera mano son los residuos de tabaco y el humo de tabaco. Puede incluir plomo, arsénico y monóxido de carbono. Es lo que se huele en la ropa, los muebles, las alfombras, las paredes y el cabello cuando han estado envueltos en humo o cerca del humo de tabaco. Es por eso que usted suele darse cuenta si alguien fuma por el olor de su ropa, casa o vehículo. El humo de tercera mano es el motivo por el que abrir una ventana o fumar en otra sala no es suficiente para proteger a los otros del tabaco.

Si está embarazada o acaba de tener un bebé, manténgase alejada del humo de tercera mano. Los bebés que respiran el humo de tercera mano pueden tener graves problemas de salud como asma y otros problemas de respiración, trastornos de aprendizaje y cáncer.

¿Qué son los cigarrillos electrónicos?

Los cigarrillos electrónicos (también llamados “e-cigarettes”) parecen cigarrillos comunes. Pero en lugar de encenderlos, funcionan a batería. Producen un vapor que usted inhala y contienen nicotina que viene en líquido.

Los cigarrillos electrónicos, al igual que los cigarrillos comunes, pueden crear adicción. Si aspira demasiada nicotina líquida, puede darle náuseas (sentirse mal del estómago) y vómitos. Además, usted puede envenenarse si bebe o absorbe la nicotina líquida por la piel. El envenenamiento por nicotina líquida puede causar náuseas, vómitos e irritación de los ojos. Una pequeña cantidad puede ser muy perjudicial e incluso mortal.

La nicotina líquida para los cigarrillos electrónicos se vende en pequeños tubos que pueden ser brillantes y coloridos. También viene en sabores como cereza o chicle de globo. Por esas cosas, pueden parecer divertidos y atrayentes, en especial para los niños.

Hable con su profesional de la salud si está embarazada y usa cigarrillos electrónicos, o está pensando en usarlos.

¿Puede simplemente fumar menos? ¿O tiene que dejar por completo?

Si fuma, puede pensar que los cigarrillos light o suaves son una opción más segura durante el embarazo. Eso no es cierto. O quizás desee reducir la cantidad en lugar de dejar de fumar por completo. Es verdad que cuanto menos fume, mejor será para su bebé. Pero dejar por completo es lo mejor para su embarazo y para su bebé.

Cuanto antes deje de fumar durante el embarazo, más sana podrá estar usted y más sano podrá estar su bebé. Es mejor dejar de fumar antes de quedar embarazada. Pero dejar de fumar en cualquier momento del embarazo puede tener un efecto positivo en la vida de su bebé.

Además, cuando usted deja de fumar, jamás tendrá que salir otra vez a buscar un lugar donde fumar. Además, es posible que tenga:

  • Dientes más limpios
  • Mejor aliento
  • Menos manchas en los dedos
  • Menos arrugas en la piel
  • Un mejor sentido del olfato y el gusto
  • Más fuerza y energía para estar más activa

Sugerencias para dejar de fumar

Si está tratando de dejar de fumar, estas sugerencias pueden resultarle útiles:

  • Anote sus motivos para dejar de fumar. Mire la lista cuando se sienta tentada de fumar.
  • Escoja una fecha para dejar. Ese día, tire a la basura todos sus cigarrillos o cigarros, encendedores y ceniceros.
  • Manténgase alejada de lugares, actividades o personas que le hagan dar ganas de fumar.
  • Pídale a su pareja o a una amiga que le ayude a dejar el hábito. Llame a esa persona cuando tenga ganas de fumar.
  • Manténgase ocupada. Salga a caminar para ayudar a que la mente se distraiga y no piense en fumar. Use una pequeña pelota para el estrés o pruebe tejer o coser para mantener las manos ocupadas. Coma vegetales o masque goma de mascar para mantener algo en la boca.
  • Beba suficiente agua. 
  • Pregunte a su profesional de la salud sobre los medios de ayuda para dejar de fumar, como parches, goma de mascar, rociador nasal y medicamentos. No empiece a usarlos sin la aprobación de su profesional de la salud, en particular si está embarazada. 
  • Busque programas en su comunidad o en su lugar de trabajo para ayudarla a dejar de fumar. Esos se conocen como “programas de cesación del tabaco”. Pida información a su profesional de la salud sobre los programas ofrecidos en su área. Pregunte a su empleador qué servicios cubre su seguro de salud.

No se desanime si no puede dejar de fumar enseguida. ¡Siga intentándolo! Usted está haciendo lo que es mejor para usted y para su bebé.

Para más información

Actualizado en junio del 2014