agent007
¡Ha entrado! Vea su reciente actividad o visite su perfil y tablero
Información de la cuenta
Tablero
March for Babies Dashboard

  • agent007
  • Preferencias
  • Mensajes
  • Favoritos

Complicaciones del embarazo

Esclerosis múltiple y el embarazo

La esclerosis múltiple (MS, por sus siglas en inglés) es un trastorno autoinmunitario que afecta al sistema nervioso central (el cerebro y la médula espinal). Los trastornos autoinmunitarios son afecciones de salud que suceden cuando los anticuerpos atacan el tejido sano por error. Los anticuerpos son células del cuerpo que combaten infecciones.

Si tiene MS, su cuerpo ataca la vaina de mielina. Este es un recubrimiento que protege las células nerviosas, de forma similar al aislamiento alrededor de un cable de electricidad. La lesión de la vaina de mielina retrasa o detiene los mensajes entre el cerebro y el resto del cuerpo. Esto puede causar síntomas de leves a graves que afectan los músculos, el habla y la vista. La MS suele ser leve pero con el tiempo algunas personas son incapaces de escribir, hablar o caminar.

Alrededor de 1 de cada 1,000 personas en los Estados Unidos tiene MS. Las mujeres tienen alrededor de 2 a 3 veces más probabilidades que los hombres de padecerla. Por lo general se diagnostica durante los años en que la mujer está en edad de procrear, es decir entre los 20 y 40 años de edad, pero puede suceder a cualquier edad.

La buena noticia es que si usted tiene MS y recibe la atención médica correcta, es probable que pueda tener un embarazo sano y un bebé sano.

¿Cómo sabe si tiene esclerosis múltiple?

Las señales y los síntomas pueden incluir: 

  • Debilidad, rigidez o calambres en los músculos 
  • Cosquilleo, entumecimiento o dolor en el cuerpo
  • Temblores (estremecimiento) en los brazos o las piernas
  • Pérdida del equilibrio
  • Problemas para caminar o mover los brazos o las piernas 
  • Problemas del habla
  • Problemas de la vista
  • Fatiga (sentirse cansada todo el tiempo)
  • Mareos
  • Problemas de la vejiga o los intestinos
  • Problemas de razonamiento y memoria
  • Depresión. Es una afección médica en la que los sentimientos fuertes de tristeza duran mucho tiempo e interfieren con su vida diaria. Este problema debe tratarse para poder mejorar.

Esas señales y síntomas pueden ser leves o graves. Si tiene alguno de ellos, avise a su profesional de la salud. Es posible que la envíe a consultar un neurólogo. Este es un médico con capacitación especial en enfermedades del sistema nervioso. El sistema nervioso consiste en el cerebro, la médula espinal y los nervios. Su sistema nervioso le ayuda a moverse, a pensar y a sentir.

Para detectar la esclerosis múltiple, es posible que le hagan estas pruebas:

  • Examen físico
  • Análisis de sangre
  • Pruebas para ver cómo funciona su sistema nervioso (exámenes de los potenciales provocados)
  • Una punción lumbar. En esta prueba el profesional inserta una aguja pequeña en el área inferior de la espalda para extraer una pequeña cantidad de líquido cefalorraquídeo. Este líquido se encuentra alrededor del cerebro y de la médula espinal. Su profesional envía el líquido a un laboratorio para analizarlo.
  • Pruebas de imágenes, como imágenes por resonancia magnética (MRI, por sus siglas en inglés). El MRI usa imanes y computadoras para tomar una imagen clara del interior del cuerpo. Este examen es indoloro y seguro para usted y su bebé. El MRI puede mostrar cambios en el cerebro que se ven en la esclerosis múltiple, como cambios anormales del tejido (también llamados lesiones) y pérdida del tejido cerebral (también llamada atrofia).

Puede ser difícil diagnosticar la esclerosis múltiple porque no hay una prueba específica de detección y los síntomas son distintos para cada persona. Algunas personas tienen épocas en que se sienten bien (remisión) y momentos en los que aparecen nuevos síntomas o empeoran los síntomas anteriores (recaída). Su profesional de la salud examina los resultados de todas las pruebas y la información de salud en conjunto para determinar si usted tiene esclerosis múltiple.

¿Qué problemas puede causar la esclerosis múltiple en el embarazo?

Tener esclerosis múltiple no parece afectar la capacidad de quedar embarazada. Durante el embarazo, muchas mujeres descubren que los síntomas de la MS permanecen igual o incluso mejoran, en particular durante el tercer trimestre. Pero si usted tiene MS, quizás corra más riesgo que otras embarazadas de tener:

  • Un bebé pequeño para su edad gestacional. Eso significa un bebé que es más pequeño de lo normal en función de la cantidad de semanas que ha estado en la matriz. 
  • Problemas para empujar a su bebé durante el parto. Esto le puede suceder si los síntomas de la MS afectan sus músculos y nervios pélvicos. 
  • Una cesárea. Es una operación en la que el bebé nace mediante un corte que el médico le hace a usted en el abdomen y en el útero. Los expertos no están seguros por qué las mujeres con MS corren más riesgos que otras de tener una cesárea. Esto puede deberse a los problemas musculares que quizás retrasen el parto.

Puede ser más probable que las mujeres con MS tengan una recaída en los primeros 3 a 6 meses después del parto. Pero los investigadores piensan que el embarazo no afecta el curso general de la MS más tarde en la vida.

¿Cómo se trata la esclerosis múltiple?

No hay cura para la MS, pero los medicamentos pueden ayudar a controlar los síntomas. Muchas mujeres no necesitan medicamentos durante el embarazo porque sus síntomas mejoran. Si tiene MS y está embarazada o pensando en quedar embarazada, hable con su profesional de la salud sobre los medicamentos que toma para la MS. Es posible que algunos no sean seguros durante el embarazo o la lactancia materna.

Por ejemplo, muchas personas con MS toman un medicamento llamado interferón beta (Avonex®, Betaseron® y Rebif®). Este medicamento puede ayudar a reducir las recaídas y a disminuir la propagación del daño nervioso y el curso de la MS, pero no es seguro de tomar durante el embarazo. El interferón beta puede aumentar el riesgo de aborto espontáneo (cuando el bebé muere en la matriz antes de las 20 semanas de embarazo) y de nacimiento sin vida (cuando el bebé muere en la matriz antes del nacimiento pero después de las 20 semanas de embarazo). Los medicamentos que combaten el cáncer, llamados inmunosupresores, se suelen utilizar para tratar la MS pero tampoco son seguros para el embarazo. Su profesional de la salud puede cambiarle a un medicamento más seguro.

Otras terapias para la MS son importantes, en particular durante el embarazo. Por ejemplo, puede resultar útil hallar un grupo de apoyo para gente con MS o hablar con un consejero. El grupo de apoyo es un conjunto de personas que comparten los mismos problemas. Se reúnen para tratar de ayudarse. La fisioterapia o el ejercicio físico también pueden serle de ayuda. La fisioterapia es un programa de ejercicios creado especialmente para usted para ayudarle a mejorar la fuerza y movimiento.

¿Qué causa la esclerosis múltiple?

No se sabe qué causa la MS, pero los genes pueden desempeñar un rol. Los genes son parte de las células del cuerpo que guardan instrucciones sobre la forma en que su cuerpo crece y funciona. Los genes se transmiten de padres a hijos.

Alrededor de 15 de cada 100 (15 por ciento) de personas con MS tienen uno o más familiares con esa enfermedad. La gente con un historial médico familiar de MS tiene más probabilidades de padecerla que los que no tienen esos antecedentes. La gente de raza blanca, en particular aquellos cuyas familias provienen del norte de Europa, corren el riesgo más alto de tener MS. La gente de extracción asiática, africana o indígena americana tiene el riesgo más bajo de padecer MS.

Los investigadores están estudiando para ver si los virus, las infecciones u otras afecciones de salud pueden estar vinculados a la MS. Por ejemplo, si usted tiene diabetes tipo 1 o enfermedad de la tiroides, corre un riesgo ligeramente mayor de tener MS que la gente que no padece esos trastornos.

Su entorno y estilo de vida también pueden desempeñar un rol como causa de la MS. Por ejemplo, la gente que fuma corre mayor riesgo de contraer MS que los que no fuman. La MS también es más común en las personas que no reciben suficiente luz solar o vitamina D. Por ejemplo, es más común en áreas alejadas del ecuador donde hay menos luz solar. La luz del sol ayuda al cuerpo a elaborar vitamina D.

Para más información

Instituto Nacional de Trastornos Neurológicos y Accidentes Cerebrovasculares

Actualizado en enero de 2014