agent007
¡Ha entrado! Vea su reciente actividad o visite su perfil y tablero
Información de la cuenta
Tablero
March for Babies Dashboard

  • agent007
  • Preferencias
  • Mensajes
  • Favoritos

Complicaciones del embarazo

Estreptococo del grupo B

El estreptococo del grupo B (también llamado GBS) es un tipo común de bacteria (organismos diminutos que viven cerca de su cuerpo y en él) que puede causar infección. Por lo general, el GBS no es grave para los adultos, pero puede perjudicar a los recién nacidos.

Muchas personas tienen la bacteria estreptococo del grupo B sin siquiera saberlo. Quizás nunca les haga sentir mal. La infección por GBS en adultos por lo general no presenta síntomas, pero puede causar algunas infecciones menores como infección de la vejiga o vías urinarias.

Si bien es posible que el GBS no sea perjudicial para usted, puede ser muy peligroso para su bebé. Si está embarazada, se lo puede transmitir a su bebé durante el parto.

Alrededor de 1 de cada 4 embarazadas (25 por ciento) son portadoras de la bacteria GBS. La mejor manera de saber si tiene GBS es hacerse un análisis. Si tiene GBS, hay buenas noticias: su profesional de la salud puede darle un tratamiento durante el parto para proteger a su bebé contra el GBS.

¿Cómo puede contagiarse el GBS?

La bacteria GBS vive en los intestinos y en las vías urinarias y genitales. Vive en forma natural en el cuerpo. Como adulto, no es posible contagiársela de los alimentos, agua o cosas que toca. Tampoco se la puede contagiar de otra persona ni por tener relaciones sexuales.

¿Cómo sabe si tiene el GBS?

El profesional de la salud le hace una prueba para detectar el GBS entre las 35 y 37 semanas de embarazo. La prueba del GBS es sencilla e indolora. Se le toma una muestra de la vagina y el recto, y se la envía a un laboratorio. Los resultados de la prueba por lo general están listos en 1 ó 2 días.

Su profesional de la salud también puede realizar pruebas rápidas de detección durante el parto para ver si tiene GBS. Pero esas pruebas no deberían reemplazar la prueba normal del GBS que se le hace entre las semanas 35 y 37 de embarazo.

¿Cómo puede proteger a su bebé contra el GBS?

Si la prueba del GBS que se le hace entre las semanas 35 y 37 muestra que tiene la infección, el profesional le dará un medicamento llamado "antibiótico" durante el parto por vía intravenosa (por aguja en la vena). También es posible que se la trate si tiene algunos de los factores de riesgo del GBS y si no sabe los resultados de la prueba del GBS o no se le hizo la prueba todavía. El tratamiento con antibióticos ayuda a evitar que su bebé se contagie la infección.
El mejor antibiótico para la mayoría de las mujeres es la penicilina. También puede usarse otro antibiótico llamado ampicilina. Esos medicamentos por lo general son seguros para usted y su bebé. Pero algunas mujeres (hasta 1 de cada 25 o el 4 por ciento) tratadas con penicilina tienen una reacción alérgica leve, como un sarpullido. Alrededor de 1 de cada 10.000 mujeres sufre una reacción alérgica grave que debe ser tratada de inmediato. Si es alérgica a la penicilina, su profesional de la salud puede tratarla con un medicamento distinto.

Si la prueba muestra que tiene el GBS, recuérdeselo a los profesionales de la salud del hospital cuando vaya a tener a su bebé. De esa forma, se la puede tratar rápidamente. El tratamiento surte mejor efecto cuando comienza al menos 4 horas antes del parto.

Si tiene el GBS y se le va a hacer una cesárea programada antes de que comience el trabajo de parto y antes de que se le rompa la fuente de agua, es probable que no necesite antibióticos.

No surte efecto tomar antibióticos orales antes del parto para tratar el GBS. La bacteria puede regresar rápidamente, y podría volver a tenerla para el momento en que está naciendo el bebé.

Si tiene el GBS, ¿qué probabilidades hay de que se lo contagie a su bebé?

Si tiene el GBS durante el parto y no se lo trata, existe de 1 a 2 entre 100 probabilidades (1 al 2 por ciento) de que su bebé se contagie la infección. Las probabilidades son mayores si tiene alguno de estos factores de riesgo:  

  • Su bebé es prematuro. Eso significa que nace antes de las 37 semanas de embarazo.
  • Se le rompe la fuente de agua (también llamado "desprendimiento de las membranas") 18 horas o más antes de tener a su bebé.
  • Tiene fiebre (100.4 F o más alta) durante el parto.
  • Ya tuvo un bebé con una infección por GBS.
  • Tuvo una infección de las vías urinarias durante el embarazo causada por el GBS.

Si tiene el GBS y se la trata durante el parto, el tratamiento ayuda a proteger a su bebé contra la infección.

Si su bebé se contagia el GBS, ¿aparecen las señales de infección o de otros problemas enseguida del nacimiento?

No siempre. Depende del tipo de infección por GBS que tenga su bebé. Existen dos tipos de infecciones por GBS:

  • Infección por GBS temprana: Señales como fiebre, problemas para respirar y somnolencia comienzan durante los primeros 7 días de vida, por lo general el primer día. La infección por GBS temprana puede ocasionar neumonía, sepsis o meningitis. Si tiene el GBS, le puede transmitir este tipo de infección a su bebé. Pero el tratamiento con antibióticos durante el parto puede ayudar a evitar que su bebé se contagie. Alrededor de la mitad de todas las infecciones por GBS en los recién nacidos son del tipo temprano.
  • Infección por GBS tardía: Las señales como tos o congestión, problemas para comer, fiebre, somnolencia o convulsiones suelen comenzar cuando su bebé tiene entre 7 días y 3 meses de edad. La infección por GBS tardía puede ocasionar sepsis o meningitis. Si tiene el GBS, le puede transmitir este tipo de infección a su bebé durante o después del parto. El tratamiento con antibióticos durante el parto no previene la infección por GBS tardía. Después del parto, su bebé también puede contagiarse el GBS de otras personas infectadas.

¿Qué problemas puede causar el GBS en los recién nacidos?

Los bebés con una infección por GBS pueden tener una o más de estas enfermedades:

  • Meningitis, una infección del líquido y membranas que rodean el cerebro
  • Neumonía, una infección pulmonar
  • Sepsis, una infección de la sangre

La neumonía y la sepsis en los recién nacidos pueden ser potencialmente mortales.

La mayoría de los bebés tratados por GBS tienen buenos resultados. Pero incluso con el tratamiento, alrededor de 1 de cada 20 bebés (5 por ciento) que tiene GBS muere. Los bebés prematuros corren mayor riesgo de morir por el GBS que los bebés a término completo (aquéllos nacidos entre las 39 y 41 semanas de embarazo).

La infección por GBS puede dar lugar a problemas de salud más tarde en la vida. Por ejemplo, alrededor de 1 de cada 4 bebés (25 por ciento) que tiene meningitis causada por GBS también presenta:

  • Parálisis cerebral (Un grupo de trastornos que pueden causar problemas con el desarrollo del cerebro. Esos problemas afectan la habilidad de la persona de moverse, mantener el equilibrio y la postura.)
  • Problemas de audición
  • Problemas de aprendizaje
  • Convulsiones

Si su bebé tiene la infección por GBS, ¿cómo se lo trata?

Es importante tratar de evitar que el recién nacido contraiga el GBS. Pero si el bebé se contagia con la infección por GBS temprana o tardía, se lo trata con antibióticos por vía intravenosa.

Si se la trata a usted por GBS durante el parto, ¿necesita su bebé tratamiento especial?

Probablemente no. Pero si tiene una infección uterina (en la matriz) durante el parto, se debe realizar una prueba para ver si su bebé tiene GBS. El profesional de su bebé puede tratarlo con antibióticos mientras esperan los resultados de la prueba.

¿Puede el GBS causar problemas para la mamá durante y después del embarazo?

El GBS puede causar una infección uterina durante y después del embarazo. Los síntomas de la infección uterina incluyen:

  • Fiebre
  • Dolor en el abdomen
  • Aumento en la frecuencia cardíaca (durante el embarazo, también puede ocasionar un aumento en la frecuencia cardíaca del bebé.)

Si tiene una infección uterina, su profesional puede recetarle antibióticos y la infección por lo general desaparece en unos días. Algunas mujeres no tienen síntomas, y no reciben tratamiento. Sin tratamiento, la infección durante el embarazo puede incrementar el riesgo de:

  • Ruptura prematura de las membranas – Cuando el saco amniótico se rompe antes de que se inicie el parto
  • Parto prematuro - Es el parto que comienza antes de tiempo; es decir, antes de las 37 semanas de embarazo
  • Nacimiento sin vida - Cuando el bebé muere en el útero antes de nacer, pero después de las 20 semanas de embarazo

Si se la trata por GBS durante el parto, es probable que no se le presente una infección uterina después de nacido su bebé.

El GBS también puede causar una infección de las vías urinarias durante el embarazo. Esta infección puede ocasionar fiebre o dolor y ardor al orinar. A veces, las infecciones de las vías urinarias no presentan síntomas. Si tiene esta infección, quizás se entere por un análisis de orina durante una de sus visitas prenatales.

Si tiene una infección urinaria causada por el GBS, el profesional de la salud le recetará antibióticos por vía oral durante el embarazo. También se le administrarán antibióticos por vía intravenosa durante el parto ya que es probable que tenga una concentración elevada de GBS en el cuerpo.

¿Hay una vacuna contra el GBS?

No, pero los investigadores están elaborando y probando vacunas para prevenir la infección por GBS en las madres y en sus bebés.

Noviembre de 2011