agent007
¡Ha entrado! Vea su reciente actividad o visite su perfil y tablero
Información de la cuenta
Tablero
March for Babies Dashboard

  • agent007
  • Preferencias
  • Mensajes
  • Favoritos

Cambios emocionales después del parto

El estrés de las nuevas mamás

Tener un recién nacido puede traerle mucha emoción y felicidad a su vida. Pero el tesorito también puede crearle estrés y ansiedad. Muchas nuevas mamás pueden sentirse abrumadas y preguntarse:
  • ¿Estoy alimentando lo suficiente a mi bebé?
  • ¿Por qué llora tanto?
  • ¿De dónde voy a sacar fuerzas para atender a mi bebé?
  • ¿Qué sucederá cuando ya no tenga ayuda?
  • ¿Estoy atendiendo lo suficiente a mis otros hijos y a mi pareja?
  • ¿Está sufriendo mi relación con mi pareja?

Tranquilícese: muchas nuevas mamás se sienten del mismo modo. Estas inquietudes son comunes y totalmente normales. Puede tomar pasos para ayudar a controlar el estrés de la maternidad.

Cuídese a sí misma

  • Duerma. Descanse lo más que pueda, donde y cuando le sea posible. Duerma cuando el bebé duerme. Si viaja en auto como pasajero, duerma una siesta corta. Coordine el horario de alimentación nocturna con su pareja para que ambos puedan atender al bebé y también descansar.
  • Coma alimentos nutritivos. Los alimentos adecuados pueden ayudarle a tener más energía. Trate de no excederse con la cafeína. Consuma una dieta sana y bien balanceada y tome mucha agua.
  • Haga ejercicio. Quizás no tenga tiempo de hacer una sesión larga de ejercicio. Pero incluso unos minutos aquí y allá distribuidos durante el día podrán ayudarle a tener más energía. Saque al bebé de paseo. Haga unos minutos de actividad física en su casa cuando el bebé duerme siestas. Pruebe una clase de ejercicio especial para nuevas mamás y bebés en su zona.
  • Espere sentir una ola de emociones. La falta de sueño, el aumento de estrés y la preocupación pueden hacerle sentir una montaña rusa de sentimientos al tiempo.  Tranquilícese sabiendo que usted no es la única. Estos sentimientos son totalmente normales. Algunas mamás sienten angustias alrededor de 3 a 5 días después del parto. Estos sentimientos suelen terminar para el 10º día después del nacimiento del bebé. Pero si sus sentimientos duran más de 2 semanas o empeoran, podría ser una señal de depresión. Hable con su profesional de la salud.

Usted y su pareja

  • Hágan tiempo para estar juntos. Ahora que están cuidando al bebé, su vida puede ser más agitada. Programen momentos solos para que usted y su pareja se conecten. Puede ser cuando se están preparando para irse a dormir, al lavar los platos juntos o cuando miran la TV.
  • Compartan lo que sienten. Cuidar de un bebé puede crear estrés en la relación. Hablen y compartan lo que ambos están sintiendo. Esto puede ayudarles a evitar conflictos más grandes en el futuro.
  • Manejen los conflictos de la manera correcta. Quizás haya momentos en que no estén de acuerdo los dos en temas como las tareas domésticas, el trabajo y cómo cuidar al bebé. Mantengan la discusión concentrada en el problema. Comuniquen claramente a su pareja por qué están enojados. Eviten atacarse o criticarse. Transijan y traten de llegar a un acuerdo que los satisfaga a ambos.
  • Elógiense. No es tan fácil como se ven en la TV ser mamá o papá de un recién nacido. Felicítense cuando terminen de alimentar al bebé o cuando superen una noche desvelada juntos. A todos nos gusta saber cuándo estamos haciendo bien las cosas, inclusive a los papás y mamás.

Familiares y amistades

  • Pídales a sus otros hijos que ayuden. Cuidar al bebé y a un hijo mayor puede ser desafiante. Haga participar a sus hijos mayores en el cuidado del bebé. Asígneles pequeñas tareas que puedan hacer como doblar la ropita del bebé, ir a buscar un pañal o empujar el cochecito o carriola.
  • Mantenga ocupados a los hijos mayores. Es difícil incluir a los hermanos mayores del bebé en actividades como la lactancia materna. Cuando sepa que no podrá incluir a sus otros hijos, tenga juguetes a mano para que pueda atender al bebé sin preocuparse de dejar de lado a los hijos mayores.
  • Fije horarios de visita. Muchas personas querrán verla y conocer al bebé. Programe un horario de visita adecuado para usted y el bebé aunque signifique pedirles a sus amigos y familiares que esperen unas semanas hasta que usted maneje mejor su vida. No tema pedirles ayuda a las visitas. Por ejemplo, pueden cuidar al bebé mientras usted se toma el descanso que tanto necesita.
  • Aun mamá necesita salir a jugar. El bebé necesita mucho amor y atención, ¡pero usted también! Cada vez que pueda, programe un momento para si  misma. Pidale a su pareja o a un ser querido que cuide al bebé. Aunque sea unos minutos para escribir en su diario, llamar a una amiga lejana o tomarse un café con una vecina amiga, permítase estos momentos para sí misma que tanto necesita.

Tareas domésticas

  • Guarde la escoba y el trapeador. Si la casa está desordenada, la ropa sucia se apila y el polvo se acumula, no se preocupe. Su trabajo más importante es cuidarse a si misma y a su bebé. Reduzca al mínimo las tareas de limpieza. Por ejemplo, no se moleste en poner en las repisas la ropa limpia; guárdela en una canasta. Repase el baño con una toallita húmeda desechable. Ahórrese el tiempo y el esfuerzo que no le sobran.
  • Asigne comidas. Tiene un bebé nuevo y quizás tenga otros hijos mayores. Encontrar el tiempo de preparar las comidas puede ser difícil al principio. Pidale a su pareja que cocine o que traiga comida preparada. Cuando vengan de visita sus amigos y familiares, pídales que traigan una comida que todos puedan compartir. Congele las sobras para comer más adelante. Pida una comida sana de un restaurante en su zona.
  • Acepte la ayuda que le ofrecen. Si los parientes y amigos se ofrecen a ayudar, ¡acepte! Pídales que doblen la ropa y pongan los platos en el lavaplatos. Mientras usted se ducha o duerme una siesta, pídales que cuiden al bebé. Pídales que cuiden al bebé mientras usted sale a caminar por la manzana para despejarse.

El cuidado del recién nacido puede convertir su vida en un torbellino. Trate de disfrutar los momentos con su bebé y la alegría que aporta a su vida. Tóme las cosas un día a la vez. Recuerde: la etapa de recién nacido no durará mucho. Pronto, usted y su pareja tendrán una mejor idea de lo que es la vida con un bebé, y podrán felicitarse como se merecen.

Julio del 2009