agent007
¡Ha entrado! Vea su reciente actividad o visite su perfil y tablero
Información de la cuenta
Tablero
March for Babies Dashboard

  • agent007
  • Preferencias
  • Mensajes
  • Favoritos

Su cuerpo después del parto

Fatiga en las nuevas mamás

Usted acaba de traer a su hermoso bebé al mundo y ya lo ha traído a casa. Tener un nuevo bebé puede ser un acontecimiento emocionante y jubiloso. Pero también puede dejar abrumados y agotados a muchos padres nuevos, en especial a las mamás. Algunas mamás pueden sentir que, en comparación con las primeras semanas de vida del recién nacido, ¡el parto fue lo más fácil!

Entre alimentar al bebé interminablemente, las noches desveladas y otras responsabilidades, muchas mujeres se sienten real y verdaderamente cansadas las semanas después del parto. Es posible que le cueste lograr el equilibrio entre el cuidado del bebé, de usted misma, de su familia y de su casa. Le reconfortará saber que usted no es la única. Estos sentimientos son normales. Puede tomar pasos para tratar de encontrar más energía y sobreponerse a la fatiga de las nuevas mamás.

Descanse lo suficiente

Cuando hay un bebé recién nacido en casa, ¡todos añoran dormir! Los recién nacidos duermen alrededor de 16 horas por día, generalmente en períodos de 3 horas. Durante las primeras semanas de vida del bebé es muy difícil, si no imposible, que la mamá pueda dormir de 6 a 8 horas ininterrumpidas a la noche. Pruebe estos pasos para ayudar a descansar lo necesario.

  • Duerma cuando el bebé duerme, aunque sea una siesta corta. Apague el teléfono y la televisión, cierre las persianas y trate de dormir unos minutos cada vez que pueda.
  • Acueste al bebé en el cuarto de él. Al principio, puede ser conveniente que el bebé duerma en el mismo cuarto que usted. Pero si la respiración, los arrullos o los movimientos del bebé la desvelan, pruebe mover al bebé a su cuarto para que usted pueda dormir. Use el monitor para escuchar al bebé en su cuarto.
  • Postergue otras responsabilidades domésticas, como el lavado de la ropa y los platos, la limpieza, etc. Su preocupación principal es cuidarse a usted misma y a su bebé. Esto incluye hacer tiempo para dormir, aunque signifique reducir las tareas domésticas.
  • Limite las visitas. Sólo porque ha tenido un bebé no significa que esté obligada a recibir y a atender visitas. Limite las visitas lo mejor que pueda para descansar lo necesario.

Coma sanamente y manténgase activa

Comer una dieta sana y hacer ejercicio puede ayudarle a tener energías y sentirse descansada.

  • Coma una dieta saludable y bien balanceada. Consulte MiPlato, una herramienta por Internet del Departamento de Agricultura de EE.UU. Puede ayudarle a planear y escoger alimentos sanos.
  • Beba mucha agua. Trate de no sobrecargarse de cafeína ni de bebidas repletas de azúcar. Los alimentos y bebidas adecuados pueden ayudarle a tener más energía.
  • Haga actividades físicas con la aprobación de su profesional de la salud. ¿Sabía que la actividad física puede realmente brindarle más energía durante el día? Saque al bebé de paseo. O haga unos minutos de actividad física en su casa cuando el bebé duerme siestas.

Pídales ayuda a su familia, amistades y otras personas

Aunque desee ser una "súper mamá", no es posible que la mujer cumpla todas sus funciones a la perfección. Si alguien se ofrece a ayudar, piense en aceptarla. Pídales ayuda a su pareja, familiares y amistades cuando la necesite.

  • Reparta las tareas nocturnas de cuidado del bebé. Acuerde con su pareja los horarios de comida, cambio de pañales y otras tareas de atención del bebé. Si lo alimenta con biberón, pídale a su pareja que se encargue de darle de comer más veces durante la noche. Si está dando pecho, pídale a su pareja que le traiga al bebé y que le haga eructar después de comer.
  • Pídales a las visitas que le ayuden. Cuando viengan las visitas, pídales que la ayuden con los platos, que pongan la ropa en la lavadora, simplemente que sostengan al bebé mientras usted se ducha.
  • Acepte cuando le ofrezcan cuidar al bebé. En lugar de salir, quédese en la comodidad de su propia casa. Duerma la siesta que tanto necesita mientras una amiga o familiar de confianza se encarga del bebé.
  • Contrate ayuda si puede pagarla. Una adolescente del vecindario puede encargarse de tareas livianas. Piense en contratar una niñera o "doula" las primeras semanas después del embarazo. Una "doula" es una profesional que atiende y brinda apoyo a las mujeres durante el parto y el período posparto.

Cuidar al nuevo bebé puede ser un momento maravilloso de su vida. Cuando se sienta abrumada y agotada, recuerde que la etapa de recién nacido no durará mucho. Pronto podrá manejar mejor su tiempo y energía, y disfrutar de estos primeros momentos irreemplazables de la vida de su hijo.

Julio del 2009