agent007
¡Ha entrado! Vea su reciente actividad o visite su perfil y tablero
Información de la cuenta
Tablero
March for Babies Dashboard

  • agent007
  • Preferencias
  • Mensajes
  • Favoritos

Pérdida del embarazo

Embarazo ectópico

En un embarazo ectópico, el óvulo fertilizado se implanta fuera del útero, por lo general en una de las trompas de Falopio, y comienza a crecer allí. En casos poco frecuentes, los embarazos ectópicos se implantan en el abdomen de la mujer, en un ovario o en el cuello uterino.

¿Cuáles son los síntomas de un embarazo ectópico?

Algunas mujeres con un embarazo ectópico empiezan con síntomas típicos de los primeros meses de embarazo, como náuseas y cambios en los senos. Otras no tienen síntomas al inicio y puede que no se den cuenta de que están embarazadas. Sin embargo, aproximadamente una semana después de la primera falta del período menstrual, la mujer puede experimentar un leve sangrado vaginal irregular, en algunos casos de un ligero color marrón. Algunas mujeres confunden este sangrado con un período menstrual normal. La hemorragia puede ir seguida por dolor en la parte inferior del abdomen, por lo general en uno de los lados. La mujer con estos síntomas debe consultar a su médico rápidamente o acudir a la sala de emergencias de un hospital. Sin tratamiento, estos síntomas pueden ir seguidos durante varios días o semanas de fuerte dolor pélvico, dolor en el hombro (debido a sangre causada por un embarazo ectópico con rotura que presiona el diafragma), mareo, náuseas o vómitos.

¿Cómo se diagnostica un embarazo ectópico?

Puesto que los embarazos ectópicos pueden ser difíciles de diagnosticar, la mujer debe someterse a varias pruebas, entre las que se encuentran:

  • Un examen pélvico
  • Una serie de análisis de sangre para medir los niveles de una hormona del embarazo denominada gonadotropina coriónica humana (hCG,por sus siglas en inglés). Las concentraciones de esta hormona suelen ser bajas en un embarazo ectópico.
  • Exámenes por ultrasonido vaginales o abdominales para localizar el embarazo. Suele realizarse un ultrasonido vaginal ya que puede mostrar el embarazo antes que un ultrasonido abdominal.

Si estas pruebas no confirman un embarazo ectópico, es posible que el médico deba vaciar el útero (un procedimiento denominado dilatación y curetaje) para determinar si la mujer ha tenido un aborto espontáneo o un embarazo ectópico.

¿Cómo se trata un embarazo ectópico?

Si el profesional detecta un embarazo ectópico, el embrión (el cual no puede sobrevivir) debe ser removido para que no ponga en peligro la vida de la mujer. Si el embrión continúa creciendo, puede causar la ruptura de las trompas de Falopio y producir una hemorragia interna que puede amenazar la vida de la mujer. La mayoría de los embarazos ectópicos se diagnostican en las primeras 8 semanas de embarazo, usualmente antes de la ruptura de la trompa.

Hay dos tratamientos para el embarazo ectópico:

  • Medicamento: Si el embrión es pequeño y no hay ruptura de la trompa, a la mujer se le puede tratar con un medicamento llamado metotrexato. Este medicamento por lo general se administra a través de una inyección. El metotrexato detiene el crecimiento del embrión y ayuda a salvar la trompa de Falopio. El cuerpo de la mujer absorbe el embarazo gradualmente.
  • Cirugía: Cuando el embarazo ectópico se diagnostica antes de la ruptura de la trompa de Falopio, el profesional hace una pequeña incisión en la trompa y remueve el embrión, conservando la trompa. Si un embarazo ectópico es diagnosticado después que se estira la trompa de Falopio o si la trompa se rompe y comienza el sangrado, el profesional puede que necesite remover parte o toda la trompa de Falopio.

Luego de cualquiera de estos tratamientos, el profesional controla la salud de la mujer por varias semanas con análisis de sangre para detectar la hCG hasta que los niveles de esta hormona regresen a cero.

¿Cuáles son los factores de riesgo para el embarazo ectópico?

El factor de riesgo más significativo para los embarazos ectópicos son las infecciones de transmisión sexual, como la clamidia, que pueden provocar una enfermedad pélvica inflamatoria y cicatrización en las trompas de Falopio. El daño en las trompas de Falopio aumenta el riesgo de embarazo ectópico. Otros factores de riesgo incluyen:

  • Embarazo ectópico previo
  • Medicamentos para la fertilidad y técnicas reproductivas asistidas, como fertilización in vitro
  • Embarazo después de una ligadura de trompas fallida
  • Cirugías previas en las trompas de Falopio
  • Endometriosis, cuando el tejido uterino se implanta fuera del útero
  • Exposición al fármaco dietilstilbestrol (DES) durante el embarazo
  • Fumar

En la mayoría de las mujeres se desconoce la causa de un embarazo ectópico.

¿Cuáles son las perspectivas de futuros embarazos?

Muchas mujeres que han tenido un embarazo ectópico pueden tener embarazos saludables en el futuro. Los estudios sugieren que aproximadamente entre 50 y 80 por ciento de las mujeres que ha tenido un embarazo ectópico puede tener un embarazo normal. Estos porcentajes son prácticamente los mismos que para las mujeres que han sido tratadas quirúrgicamente o con metotrexato. Sin embargo, las mujeres que han tenido un embarazo ectópico tienen una probabilidad de cerca del 10 por ciento de que ocurra de nuevo, por lo que deberán someterse a un estricto seguimiento médico cuando intenten concebir de nuevo.

Agosto del 2008